Las 7 preguntas más comunes a la hora de ir al fisioterapeuta
17141
single,single-post,postid-17141,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.4.4,vc_responsive

Las 7 preguntas más habituales a la hora de ir al fisioterapeuta

fisio_newsl

08 May Las 7 preguntas más habituales a la hora de ir al fisioterapeuta

Un fisioterapeuta no es más que un especialista médico, y no es extraño que el acudir a su consulta te pueda causar dudas o aprensiones. Escribimos este artículo precisamente para solucionar las dudas más frecuentes entre nuestros pacientes, así como animarte a quitarte el miedo y hacernos una visita.

Es mi primera visita. ¿Qué tengo que llevar?

Cuando acudas a la consulta, lleva la ropa más cómoda que tengas, algo que permita una exploración y manipulación fáciles. Si usas faja, plantillas o cualquier ayuda ortopédica, ven con ellas para facilitar una exploración con y sin ellas.

Trae la prescripción médica firmada por el especialista que te haya recomendado el tratamiento —si tuvieras— y los informes médicos que tengas relativos a tu dolencia.

¿Cada cuánto debo ir?

La frecuencia de tus visitas dependerá no sólo de tu dolencia, sino del estado evolutivo en el que ésta se encuentre. Por ejemplo, tras una operación o un periodo de inmovilización es bastante posible que necesites una asistencia diaria que con el tiempo se irá espaciando.

En otros casos sólo necesitarás una sesión semanal o quincenal. No obstante, esta duda te la resolverá el especialista en la exploración inicial.

Para la inflamación, ¿frío o calor?

En caso de padecer un dolor o inflamación por una lesión post-traumática —un golpe, un esguince— se debe aplicar frío en las primeras 48 horas, para lo cual hay que proteger la piel con un paño (nunca de forma directa) y no más de quince-veinte minutos. Se puede repetir dos o tres veces al día. Es fundamental que le haga un estudio el traumatólogo y te lo trate un fisioterapeuta.

En el caso de un dolor (posible contractura espontánea) lo indicado es un poco de calor suave (manta eléctrica a media intensidad) unos 10/15 minutos, no más tiempo, y si persiste mejor consultar al médico e igualmente se trate con fisioterapia.

Si las articulaciones me chasquean, ¿es una mala señal?

No tiene por qué. Estos chasquidos se producen al realizar determinados gestos y se deben a variaciones en la presión de los gases del líquido sinovial, el líquido que lubrica nuestras articulaciones. Si no sientes dolor, no hay por qué preocuparse.

De sufrir un dolor en la pierna derecha he pasado a sufrirlo en la izquierda. ¿Qué ocurre?

Es importante que lo valore el médico, en principio un dolor a lo largo de una pierna puede corresponder con una ciática, tanto si permanece en una pierna o varía de lado se debe consultar para tener un diagnóstico exacto e indicarle el tratamiento más adecuado, puedes ser médico, fisioterapéutico e incluso quirúrgico.

Tras el tratamiento del fisioterapeuta tengo más dolores de lo habitual. ¿Es normal?

Posteriormente a un tratamiento fisioterapéutico no debes sufrir ningún tipo de molestia ni dolor salvo en algunas técnicas específicas, en cuyo caso el fisioterapeuta te lo indicará. Si el fisioterapeuta considera que el dolor persiste y no lo ve normal, cambiará de terapia, suspenderá el tratamiento o le indicará que consulte al médico.

Sufro dolores de espalda, ¿tengo que acudir a un fisioterapeuta o me vale con un masajista?

En primer lugar, se debe consultar al médico. Es éste quien debe hacer un diagnóstico exacto de la patología que padece. En segundo lugar, el único profesional capacitado para tratar y aliviar los dolores, conociendo con exactitud la causa del dolor, es el Fisioterapeuta. Éste tiene un título académico que lo capacita para ello, mientras que el masajista sólo puede aplicar masajes que no sean terapéuticos, sin que haya ninguna patología de por medio.

Sin comentarios

Los comentarios están cerrados.